sábado, 30 de mayo de 2009

La Picota



Pena infamante que estuvo en uso desde la Edad Media hasta el siglo XIX. Consistía en exponer al condenado a la vista del público en un lugar llamado también picota. La forma de infligir la picota dependía de la época y el lugar, pero por lo general tendía a acentuar el carácter humillante de la pena.







Al condenado se le colocaba sobre una tarima elevada y se rodeaba su garganta con un collar de hierro (argolla) que estaba unido a una cadena pendiente de un palo.







Otras veces se utilizaba un instrumento constituído por dos tablas móviles superpuestas y provistas de un agujero central, que aprisionaba el cuello del reo, y, muy a menudo, tenían también dos orificios laterales que rodeaban sus muñecas.


Casi siempre, sobre el condenado, o junto a él, se colocaba un escrito que indicaba el delito que había cometido y en algunos países era costumbre rapar sus cabellos y barba.







La pena de la picota fue abolida en Francia en 1832 y en Inglaterra, donde había sido aplicada por última vez en 1830, en 1837. En los Estados Unidos permaneció en vigor, en el estado de Delaware, hasta 1905.


El término usado en sentido figurado en la expresión "poner en picota", o sea, exponer a la risa y al escarnio, ha dado el nombre a un juego de sociedad en el que uno ha de escuchar los juicios que los otros jugadores dicen sobre él mismo y adivinar su autor.







También se llamaba picota a la columna de piedra que había en la entrada de algunos pueblos, junto a la que se exponían los reos a la vergüenza pública y de la que se colgaban las cabezas de los ajusticiados para conocimiento general.
¿Por qué se le ha dado el nombre de "Picota" a una variedad exquisita de cerezas?

11 comentarios:

Jesús y Maria Angeles dijo...

Siempre ilustrativas tus entradas amigo Luis.
Pongamos en la picota a los memos, a los imbéciles, a los mentirosos, a los engrídos, a los políticos de baja estofa, a los indecentes a los terroristas, a los que carecen de sentido del humor....bueno no sigo porque al final tanta gente en la picota no nos dejará ver el cielo.
Las cerezas llamadas Picotas no tengo ni idea del porqué. Debe ser algo relacionado con los rabos, porque esa tipología de cereza siempre carece de rabo. Aunque si por eso fuera a todo el género humano se nos deberia considerar como picotos ya que perdimos el rabo hace muchos milenios parece ser.
Un saludo y esperemos que nadie nos ponga en la picota.

JESUS y ENCARNA dijo...

Uf!!!! La picota...menudo invento..querido amigo.
Desde luego mira que denominar picota a la cereza, tal vez porque recuerda el color de la sangre vertida...Que mal rollo .
Saludos.
Jesus

* HADA ISOL dijo...

Hola Luis! has escrito mucho! hoy paso a dejarte un saludo,mañana dedicaré mi tarde a leerte,y aprender mucho como siempre en este espacio que tus nos regalas,que tengas un hermoso domingo amigo mío!

Quidquid dijo...

Os agradezco vuestros comentarios, como siempre exagerados...
Jesús y Maria Angeles:
Yo también pondría en la picota a muchas personas...
Muy bueno lo de la pérdida del rabo.
Un cordial saludo

Jesús y Encarna:
Efectivamente, muy mal rollo.
Las cerezas, por eso, estupendas,
Un saludo cordial

Hada Isol:
Gracias por tu deseo de un buen domingo, que te devuelvo corregido y aumentado.
Una forta abraçada!
Lluis

* HADA ISOL dijo...

Lo de la cereza no sé,de la picota estoy segura de que ya no hay por dos motivos con la cantidad de delincuentes que hay no alcanzaría y además no haría ningún efecto porque ya no tienen vergüenza!una abraçada!

esteban lob dijo...

Hola Luis:

Creo que en esta historia hemos pasado de practicar las más abominables torturas pre muerte a la mayor pasividad y contemplación con algunos delincuentes.

Saludos.

Javier dijo...

Menos mal que después esa palabra ha tomado un sentido totalmente opuesto, ahora estar en picota sigifica otra cosa, aunque a mucho famosillo de tres al cuarto le pasa como a los de las ilustraciones que presentas.

Un abrazo

Chela dijo...

Era horrible exponer a los reos y ajusticiados ante el público, pero me parece más horrible que el público se aviniera a contemplar esos "espectáculos" sin mostrar la menor piedad.

No es que lo compare, pero en cierto modo hoy deploro que se emitan ciertos programas televisivos en los que hacer escarnio y mofa de ciertos personajes importa muy poco con tal de tener audiencia. Y lo peor de todo es la propia audiencia.

Un cariñoso saludo y gracias por tus visitas a mi blog.

CANTO EN FLOR dijo...

Creo que la picota era una manera de advertencia: un "mira lo que puede sucederte si delinques"
A mi me parece aterrador, como todo lo que tiene que ver con aparatos de tortura.
De haber vivido en aquella época, no me habría atrevido a pararme y mirar.
Un abrazo amigo!

genialsiempre dijo...

Curioso, no conocía este artefacto, pero más curioso la coincidencia de nombres, que por cierto es un hobby al que estoy muy aficionado. Gracias por traerme este ejemplar.

Saludos,

José María

Marina-Emer dijo...

me gustó mucho enterarme de lo de la picota ...no lo habia oido...me doy cuenta que los presos hoy en dia son señores,como duermen juegan tele comen ...caray dan ganas de ir a prisión viendo como era antaño.
Abrazos
Marina