miércoles, 6 de mayo de 2009

"La Gran Pradera": El Valle de los Reyes





La preocupaciones más importante de un rey era su sepultura. Cuando subía al trono lo primero que hacía era buscar un lugar adecuado para su descanso eterno. Ese lugar protegería el cuerpo del soberano tras su muerte y allí se uniría a la divinidad, rodeado de todas las pertenencias terrenales, necesarias también en el Mas Allá.






Los primeros faraones se hicieron enterrar en pirámides; estas construcciones, al ser visibles desde muy lejos, suscitaban la codicia de los que querían apropiarse de los tesoros que albergaban. En la mayoría de los casos eran saqueadas y destrozadas.


Durante el Imperio Nuevo, los grandes y poderosos faraones se hicieron construir hipogeos, sepulturas bajo tierra, lejos del alcance de los ladrones. El emplazamiento que eligieron con tal propósito fue el Valle de los Reyes, frente a Tebas , en la orila occidental del Nilo.






Tutmosis I, soberano de la dinastía XVIII, fue el primer faraón que se hizo enterrar en este valle, que quedó así inaugurado como necrópolis real.








Neftis, una de las diosas protectoras de los difuntos en una representación alada. Sarcófago de Ramsés III.










Tumba de Ramsés VI, de la dinastía XX. En los pilares de la primera sala columnada, el faraón hace ofrendas a los dioses. Sobre la rampa aparece una doble imagen de Osiris, y en el techo se describe el viaje del Sol a través de los cielos nocturno y diurno.





La tumba de Seti I, de la dinastía XIX, una de las más bellas del Valle de los Reyes, fue descubierta en 1817 por Giovanni Belzoni. En la imagen aparece el faraón abrazando al dios Osiris, que lleva los atributos del dios Ptah y los símbolos reales.






Tumba de Ramsés I, de la dinastía XIX. En esta imagen el dios solar Re con cabeza de carnero, efectúa su recorrido diario protegido por la serpiente Mehen. Debajo el dios Atum lucha contra la serpiente Apofis, símbolo del caos y las tinieblas.



El faraón Horemheb, último representante de la dinastía XVIII, realizando ofrendas a la diosa Hathor, tocado con el nemes. Escena de su tumba en el Valle de los Reyes. La sepultura descubierta por Theodore Davis en 1908, fue saqueada en la antigüedad.






En el Valle de los reyes se han localizado 26 tumbas reales. La de Ramsés VI se ubica muy cerca del centro del valle, donde la roca es de buena calidad y hay más densidad de tumbas. Está en la misma vertical que la de Tutankhamón, su entrada se halla justo al norte de la de Amenmeses y se dispone casi en paralelo, pero más al sur, con la de Merneptah. Es una de las mejor conservadas del valle.

4 comentarios:

Marina-Emer dijo...

Luis esto si que me lo conozco ya que era asignatura y me gustaba mucho ..aun tengo los libros que hay fotos como las que tu tienes expuestas ...me haces recordar años de mi juventud.
GRACIAS POR TUS BELLAS PALABRAS A MI POESIA ..UN BESO
Marinacutorin

Cornelivs dijo...

Maravilloso y magico Egipto...siempre me ha fascinado esa civilización.

Estupendo post.

Un abrazo.

Javier dijo...

No he visitado Egipto, pero después de leerte entiendo un poco más toda su cultura.

Un abrazo

esteban lob dijo...

Una vez más me convenzo que mientras menos se preocupaban de sus súbditos los faraones, más se inquietaban por su "situación" después de muertos.

Es nuevamente un excelente post, estimado Luis, como nos tienes acostumbrados.

Envío abrazo austral.