domingo, 24 de mayo de 2009

El Eland de /Kaggen



La cultura de los bosquimanos san, el pueblo indígena del desierto de Kalahari, al sur de África, se remonta al menos a 30.000 años atrás, por lo que es uno de los pueblos más antiguos del mundo. Los chasquidos de su lengua, representados aquí por una barra (/), son restos de su antiguo idioma.





El creador /Kaggen es un villano que aparece en muchos de sus mitos disfrazado de distintas formas: tonto, sabio, servicial o alegre.









La creación de un Eland


Kwammang-a, el Arco Iris, perdió un trozo de su zapato. Su suegro /Kaggen, la Mantis, lo encontró y lo metió en un estanque. Se convirtió en el primer Eland, aunque era aún pequeño. /Kaggen siguió al eland y trinó para atraerlo llamándole "trozo de zapato de Kwammang-a".






Cada vez que lo llamaba, el eland se acercaba a él. /Kaggen ungió al eland con un panal para que brillara, y le dio miel hasta que creció del todo. Cuando vio lo hermoso que era, /Kaggen cantó con alegría.







La muerte del Eland

Kwammang-a y su hijo /Ni-opwa, el Icneumón, se preguntaron que hacía /Kaggen con toda la miel, así que /Ni-opwa espió a su abuelo y vio el eland. Kwammang-a lo esperó y lo mató mientras bebía del estanque. Cuando llegó /Kaggen y vio a Kwammang-a matando el eland, lloró.







La llegada de la noche

/Kaggen tomó la vejiga del eland y la atravesó con un palo. La oscuridad cayó cubriendo el mundo. Para que hubiera algo de luz, /Kaggen lanzó uno de sus zapatos al cielo, y se convirtió en la luna.


El legado del mito

Hasta el día de hoy, el eland es el animal con más carga espiritual de los bosquimanos, y aparece en cuatro de sus rituales básicos: el primer animal muerto de los niños, la pubertad de las niñas, la boda y la danza del trance, en la que los chamanes san intentan absorver la potencia del eland.



La luna cruza el cielo nocturno como el zapato que una vez fue; cuando esta llena, el sol la atraviesa con su cuchillo, por lo que se descompone y sólo deja su columna vertebral. Luego, cumpliendo la promesa del creador /Kaggen, la luna renace lentamente, hasta que una vez más vuelve a estar viva. Hasta que la liebre la molestó, la luna quería que las personas animales de la época de la creación san disfrutaran del mismo privilegio.


Vaya, con la liebre de las narices!
Fuente: Historias, mitos y leyendas de los Bosquimanos.

2 comentarios:

Marina-Emer dijo...

Este post lo encuentro mas compicado y algo mas aburrido,sera que las fotos son algo mas...bueno pero no deja de ser historia.
abrazos
MARINA

Quidquid dijo...

Doña Maria-Emer:
Tiene Vd. mucha razón, ha sido un post un poco complicado, para compensar voy a poner uno de Dalí, que está clarísimo (¿?)
Una forta abraçada,
Lluis