jueves, 7 de enero de 2010

"El viento divino"


Un fotografo del periódico japonés Asahi Shimbun inmortalizó a estos cinco jóvenes, casi niños, en el mes de mayo de 1945. Eran unos pilotos voluntarios que pertenecían al escuadrón número 72 Shinbu y estaban pendientes de despegar de la base aérea de Bansei en su única y última misión.
El joven del centro tenía tan sólo 17 años, era el cabo Yukio Araki, que aparece despidiéndode de su pequeño perrito como parte añadida al ritual que se ofrecía a los kamikaze.



Los pilotos eran agasajados con un pote de arroz y una copa de sake o de té; después rodeaban sus cabezas con una cinta blanca y si su rango lo disponía, llevaban en la cintura una katana.


Eran los únicos tripulantes de un avión lleno de explosivos y bombas de alto impacto, con el que recorrían la pista de despegue..









...entre clamores de las jóvenes muchachas que los despedían gritando y agitando en el aire ramas de cerezo en flor.



Estos kamikazes o "vientos divinos" que posan en esta foto para la eternidad arrojaron sus vidas contra la armada estadounidense muy cerca de la isla de Okinawa en aquella mañana del 27 de mayo...

¡Cuántas barbaridades se cometen en las guerras!

2 comentarios:

Al� Reyes dijo...

...PATÉTICO

Lo peor hermano, es que todavía hoy hay grupos políticos radicales que se sirven de estas pobres personas, niños y hasta mujeres

Gabriela dijo...

Qué manera tan lamentable de desperdiciar vidas humanas.