sábado, 13 de junio de 2009

Pica, pero hace milagros



Parece ser que fue Virgilio el que utilizó por primera vez el término allium, que procedía a su vez de la palabra céltica all, cuyo significado es "picante, que da calor".











Tiempo después el término dio origen al nombre científico de la especie, Allium sativum, y de aquí derivó el actual de ajo.

El segundo término, sativum, procede de la contracción de la palabra seminativum, que significa: "que puede ser sembrado".






El ajo es una de las plantas medicinales más antiguas utilizadas. Su origen se pierde en el tiempo. Se cultiva desde hace miles de años. Unos 3.000 años a.C. ya se consumía en la India y en Egipto.







Procedía del centro y sur de Asia, desde donde se propagó a toda el área mediterránea y, desde esta, al resto del mundo.




A finales del siglo XV, los españoles lo introdujeron en el continente americano.
Clupeper, medico inglés que vivió hacia 1600, decía del ajo que podía curar todas las enfermedades. Se recomienda para aclarar la voz, curar el resfriado, la tos, la bronquitis y el asma, pero su propiedad más apreciada es la combatir las infecciones y su eficacia como antiséptico externo.



Su fuerte sabor era considerado milagroso, tanto en la cocina como en medicina tradicional.











En el antiguo Egipto, los esclavos que erigían las pirámides tomaban grandes cantidades para fortificarse. (Habría un buen ambiente perfumado de trabajo...)

En la tumba de Tutankhamon se han encontrado ajos, que al parecer se utilizaban para alejar los malos espíritus.






Cuando faltaban los antisépticos convencionales durante la Primera Guerra Mundial, fue usado ampliamente en la desinfección de las heridas.

Los atletas olímpicos de Grecia lo masticaban antes de competir y, en años más oscuros, se decía que el ajo ayudaba a mantener lejos a los vampiros....


En Cataluña el ajo es uno de los ingredientes de la famosa salsa "all i oli" (ajo y aceite) que acompaña a los asados y que está exquisita...

Se recomienda masticar unos granos de café despues de haberse comido unas costillas a la brasa con all i oli... los presentes lo agradecerán!

8 comentarios:

esteban lob dijo...

¿¿¿ ?????

Quidquid dijo...

Hola Esteban:
Creo ha sido un pequeño problema de publicación...
Ahora se ha publicado bien, me parece...
Un saludo,
Luis

* HADA ISOL dijo...

Hola! el ajo me encanta! mi abuela me daba pan untado con aceite y ajo picado cuando era chica por lo que me familiarizó mucho con el sabor del ajo.Muy buena entrada aprendí mucho! un abrazo y buen finde!

Marina-Emer dijo...

que maravilla de post ...los textos ...las fotografias y además hs escojido hermosos ajos y....el all y oli..que rico.
abrazos Luis
Marinat

Gabriela dijo...

El pan al ajo caliente es una maravilla.
Debo probar alguna vez el all i oli. Debe ser delicioso.
Saludos.

Javier dijo...

Soy un forofo del ajo, cada mañana tomo mis perlitas. Antes lo tomaba tal cual, pero el aliento me delataba.
Del all i oli es una maravilla, sobretodo cuando acompaña a las patatas al horno o a la fideuá.

Un abrazo

esteban lob dijo...

Está claro. Ahora lo veo bien.
En Chile el elemento más picante es tradicionalmente el ají.

Abrazo.

Anónimo dijo...

MENGO MOLTS ALLS.SI LI TREUS EL COR, REPETEIXEN MENYS.
Isidre