jueves, 2 de abril de 2009

LA FAMILIA DEL REY

Don Diego, se encuentra en una de las habitaciones del antiguo Alcázar madrileño, la que le sirve como estudio, intentando pintar un retrato de los monarcas Felipe IV y Mariana de Austria.


Los Monarcas
Mariana
y Felipe

















De pronto, irrumpen en la habitación, la hija de los reyes, la infanta Margarita con sus dos meninas (damas de honor): María Agustina Sarmiento e Isabel de Velasco. La primera le ofrece un rojo búcaro de barro y la segunda haciendo una leve reverencia.
Diego capta esta imagen y la reproduce en el centro del lienzo que está pintando.
Tras ellas llegan dos enanos, encargados de divertir a la infanta, la alemana Maribárbola y el italiano Pertusato que apoyará el pie sobre un hermoso ejemplar de mastín. Después doña Marcela de Ulloa, guarda-menor de las damas de la reina, que charla con don Diego Ruiz de Azcoa que también es guarda-damas palatino. Velázquez los coloca en uno de los laterales y en el fondo sitúa la figura de don José Nieto Velázquez que era presunto familiar del pintor y aposentador de Palacio.
En el espejo del fondo se ve reflejada la imagen de los monarcas, que posaban para su retrato ¿?... y en el margen izquierdo, que quedaba libre, don Diego opta por autorretratarse pintando el lienzo.






Aquella primera intención de hacer un retrato a los monarcas, se ha transformado en una obra donde participaran toda una serie de personajes y que se convertirá en una de las más famosas que realizó don Diego Rodríguez de Silva y Velázquez, aquel sevillano universal que había nacido en el año 1599:

“La Familia de Felipe IV” también conocida como “Las Meninas”

3 comentarios:

Marysol dijo...

Hola Quidquid, vengo a saludarte de un lugar lejano, desde el sur de Chile. Me gustó mucho tu blog y las cosas interesantes que nos compartes.
Tuve la gran suerte de visitar hace 3 años el Museo del Prado y quedé sin palabras cuando mis ojos se posaron en este magnífico cuadro. Gracias a tu narración, mi admiración por Velázquez se fortalece y mi recuerdo se reaviva.
Te dejo un abrazo fraterno, y si me lo permites, volveré a leerte.

Jesús dijo...

Falta un personaje en el cuadro: el aire. Velázquez es el primer pintor que logra plasmar el aire en sus cuadros, al menos en este. Es mi cuadro favorito y cuantas veces voy al Prado otras tantas me quedo parado frente a él largos ratos disfrutandolo. En mi opinión es la obra cumbre de la pintura universal.
Un saludo

Quidquid dijo...

Hola Jesús:
Efectivamente, falta el aire, pero como dices, es una de las obras cumbres. A mi también me encanta.
Velázquez tiene obras preciosas, en otro post hablaré de Las Hilanderas o Fábula de Aracne donde el aire "figurará"
Un cordial saludo,
Luis