domingo, 26 de abril de 2009

El Coloso de Rodas

Una de las Siete Maravillas del Mundo



La construyó en el año 280 adC. Cares de Lindos, medía 32 metros de altura, pesaba unas 70 toneladas y era para conmemorar el éxito de la defensa de la ciudad de Rodas frente a las fuerzas de Demetrius Poliorcetes.











Aprovecho las armas de bronce y el material bélico que habían dejado los atacantes como botín de guerra para crear la estátua de hierro y bronce que representaba al dios solar Helios.








El coloso sostenía una gran antorcha que servía de faro a los navegantes











Tenía un pie a cada lado de la entrada del puerto, de forma que los veleros pasaban por entre sus piernas


.
Fue una de las siete maravillas del mundo y lo destruyó un terremoto en el año 224 adC.







Helios, dios griego del Sol, hijo de Hiperión, hermano de Selene y de Eos. En el Oriente, Helios, montado en su alada cuadriga, surgía cada mañana del Océano para volver cada tarde, por Occidente, despues de haber recorrido la bóveda celeste.
Lo sabía todo y lo veía todo. De sus múltiples amores tuvo numerosos hijos, entre otros a Faetón, hijo de Climena, que pereció víctima de su presunción: por haber cogido el carro solar estuvo a punto, por imprudencia, de incendiar el universo. Fue precipitado en el Eridán. De la oceánida Persé Helios tuvo dos hijos: Eetes y Persés y dos hijas: Pasifae y la hechicera Circe. La ninfa Rodos le dió siete hijos: los Helíacos y una hija, Climena fue igualmente madre de siete hijas, las Helíacas, que fueron cambiadas en álamos a la muerte de su hermano Faetón. De origen orietal, el culto de Helios se propagó por toda la Grecia antigua, pero fue venerado más particularmente en la isla de Rodas, que le estaba consagrada, y en la isla de Trinicia donde pacían los rebaños sagrados que excitaron la codicia de algunos compañeros de Ulises. Bueyes, ovejas, chivos y caballos blancos eran inmolados en honor de Helios. Le estaban consagrados el gallo y el águila. En la mitología romana el dios del sol era venerado con el nombre de Sol Invictus

6 comentarios:

CANTO EN FLOR dijo...

Qué mejor utilidad de las armas, que formar parte de esta maravilla, gracias por recordarme al sol imponente representado en este Coloso.
Un gran abrazo amigo!

Cornelivs dijo...

Por motivos obvios, y tratandose de la antiguedad, esta entrada me ha gustado muchiiisimo.

Un abrazo!

Marina-Emer dijo...

Como siempre Luis no tengo palabras para elogiarte lo que nos estas poniendo en tu post creo que no importa saberlo es que nos lo haces volver a saborear con creces ya que uno ni se acordaba ya de esta historia que la vivieron nuestros antepasados asi que gracias por darnos esta maravillosa opotunidad nuevamente
abrazos
Marina

Waipu Carolina dijo...

Muy interesante!llamaré a Joan Jordi para que lo lea.
seguro le encantará

esteban lob dijo...

...pensar que cuando las naves pasaban entre las piernas del coloso, faltaba tanto para que nosotros nos hiciéramos parte del mundo.

* HADA ISOL dijo...

Me imaginé allí pasando entre las piernas del Coloso,debió ser una experiencia única! muy buen post! es muy grato leerte Luis!