jueves, 23 de julio de 2009

Mirón

Mirón fue un escultor griego nacido en Eleuteria, en los confines del Ática y Beocia, pero ciudadano de Atenas. Desarrolló su actividad entre los años 480 y 440 a.d.C., y fue uno de los máximos representantes del primer arte clásico que adquirió gran notoriedad, con Lisipo y Policleto, sobre todo como escultor de atletas.





De sus obras sólo se conocen con certeza, através de copias de la época romana, el Discóbolo y el grupo de Atenea y Marsias, aunque se tienen noticias de una famosa vaca, a la que, según los poetas, sólo le faltaba mugir. También se le atribuyen estátuas de dioses y atletas.







En el Discóbolo, su obra más famosa, Mirón logró expresar, mediante gran detalle, la tensión dinámica del cuerpo desnudo del atleta, un momento antes de lanzar el disco.

El grupo de Atenea y Marsias es una composición más articulada, de carácter dramático-narrativo, que representa al astuto sátiro en el momento en que se apodera de la flauta doble inventada por Atenea y ésta la arroja al suelo al comprobar que le deformaba el rostro.


En estas obras y en las que se le atribuyen manifiesta, en la concepción arcaica del desnudo, un interés por captar el instante mismo del movimiento, así como la inestabilidad de la actitud violenta del atleta, de quien expresa su intensa vitalidad.
Mirón fue con sus aportaciones escultóricas quien supuso la transición al periodo clásico.

4 comentarios:

Cornelivs dijo...

¿Quien no ha oido hablar del archifamoso Discobolo de Miron?

Obras de arte...eternas.

Un abrazo.

CANTO EN FLOR dijo...

Pues con toda honestidad yo...
hasta el día de hoy,
Un abrazo agradecido, y feliz fin de semana!

RECOMENZAR dijo...

Miro al futuro con incertidumbre, recuerdo el pasado con nostalgia y observo el presente con orgullo. ¿Dónde estoy?
Estoy en tu blog que me ha gustado mucho

esteban lob dijo...

"El discóbolo" está representado en las afueras del Estadio Nacional de Santiago, el principal escenario deportivo de Chile. Es punto de encuentro, conocido como "El pilucho". (Nos juntamos en el pilucho). Dudo que de 100 personas, 99 sepan de su creador.
Y eso.