sábado, 18 de julio de 2009

Lorelei





Lorelei es una enorme roca, de ciento cuarenta metros de altura que se alza en la orilla derecha del rio Rin muy cerca de la ciudad de Saint Goar en Alemania.












Tiene esta roca dos cosas muy destacables: su extraordinaria capacidad para reflejar el eco y el hecho de ser la guarida tradicional de una sirena capaz de atraer a cualquiera que pase por el río y llevarlo a su destrucción.









La leyenda dice que una hermosa doncella, desesperada por la infidelidad de su amante, escaló la montaña y arrojándose desde lo más alto al río, pereció ahogada...















...desde entonces, convertida en una sirena se dedicó a castigar a todos los pescadores que pasaban por el lugar...
...sin dejar de peinarse con un peine dorado (atributo de todas las sirenas) y sin dejar de cantar canciones desesperadas.









Los que alcanzaban a verla perdían inmediatamente la razón y la vista, mientras que aquellos a lo lejos que alcanzaban a oir su hermosa voz, quedaban condenados en aquel momento a sacrificar su vida terrenal y pasar la eternidad en su compañía.
















Su nombre procede del término alemán clásico antiguo lur, convertido en lauern en alemán moderno, que significa merodear, estar al acecho.





Max Bruch escribió una ópera titulada Die Lorelei, estrenada en 1864.





El paisaje es precioso, en un crucero por el Rin que realizamos hace unos años, intentamos ver a la sirenita y... nadie de la embarcación tuvo la suerte o la desgracia de verla... (como era en verano posiblemente estuviera de vacaciones...).

2 comentarios:

Gabriela dijo...

Hace muchos años leí la leyenda de Lorelei, pero con un matiz: era tan bella que las personas que la miraban morían inmediatamente. Por eso nunca permitió que el hombre que amaba la mirara, pero en un descuido suyo, él la siguió al río y vio su reflejo en el agua. Murió instantáneamente. Ella, desconsolada, se asomó al agua para mirarse y terminó igual que su amado.
Por donde se la mire, es una historia triste.
Saludos.

* HADA ISOL dijo...

Pues siempre me gustó esa leyenda,y claro de seguro la sirena estaba de vacaciones cuando ustedes pasaron por allí,jejeje!
que precioso lugar ,que linda leyenda y la ópera me encanta! un abrazo y buen finde Luis!