lunes, 1 de marzo de 2010

Ram - la

Ram-la, en árabe significa riera o lugar por donde pasan las aguas, y así fue por lo que le dieron este nombre al barranco que descendía de la montaña de Coll Serola y que corría junto a la muralla que cerraba la ciudad de la Barcelona medieval.
Se intentó cubrirla en el siglo XIV, pero continuo siendo un camino y un torrente hasta principios del XVIII cuando se levantaron casas, se plantaron árboles y se urbanizó convirtiéndose en un paseo.



Aquel paseo es hoy, en una de las calles más emblemáticas de la ciudad. Se la podría considerar como un “Paseo-Museo” dada la pluralidad de aspectos que recoge.









Suntuosos edificios: Palacios, iglesias, teatros, hoteles, mansiones…









hasta toda clase de manifestaciones que en ella se desarrollan: Quioscos, fuentes, mercados, venta de flores, puestos de animales, caricaturistas, pintores, actuaciones artísticas, mimo, tenderetes, terrazas, …








y por supuesto, el lugar de paseo obligado de todo el que reside o pasa por la ciudad.
Es el enlace entre el centro neurálgico de la ciudad, la Plaza de Cataluña, y el puerto.
En su trayecto va cambiando de nombre: en primer lugar es la Rambla de Canaletas; después siguen Rambla dels Estudis (de los Estudios), Rambla de les Flors (de las Flores) o de Sant Josep (San José), la Rambla del Centre (Centro), o dels Caputxins (Capuchinos) y finalmente la Rambla de Santa Mónica. Últimamente se ha añadido un nuevo sector: La Rambla de Mar, sobre las aguas del puerto.


Las Ramblas son uno de los iconos de la ciudad, sentarse en un banco o terraza y ver pasar a la gente, ¡es un espectáculo!
En futuros post os mostraré fotografías de las diversas "Ramblas"

7 comentarios:

Abuela Ciber dijo...

Que grato lo que has compartido y que preciosas las fotos!!!!

Gracias di un placentero paseo!!!!!

Cariños

Cornelivs dijo...

Las conozco...tengo bellos recuerdos de todo aquello.

Un abrazo.

Gabriela dijo...

Tal vez en Lima podamos comparar un paseo por la rambla con un paseo por el malecón.
Saludos.

Genín dijo...

Es curioso, siempre que pienso en Barcelona, me acuerdo de las Ramblas y la estatua de Colón.
Las ramblas son una preciosidad!
Salud

Fernando dijo...

Hola, Quidquid, qué buenas fotos.

Una de las imágentes más bonitas de las Ramblas es, precisamente, la de los actores que están quietos-quietos, vestidos maravillosamente, y que sólo se mueven un poco si alguien les echa una moneda. A su lado, los de Madrid son patéticos, malamente vestidos y malamente pintados (con alguna excepción, claro).

Javier Soria dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Javier dijo...

Una de las cosas que más me apetece es sentarme al lado de la fuente de Canaletas, muy cerquita del limpiabotas y entretenerme viendo pasar ese sifín de personages que te hacen pensar en muchas cosas. Hay semanas que por las Ramblas paseo un par de días, no me cansan. Aunque si quiero darme cuentas de todo lo que pulula por Barcelona es mejor entremezclarte por las calles perpendiculares.
Es una experiencia inolvidable.

Un abrazo