lunes, 17 de agosto de 2009

Los gatos de Gengis Khan



En el año 1206, Gengis Khan con 200.000 jinetes se lanza a la conquista de China...




En esta ambiciosa campaña se encontró con una enorme dificultad: el asalto a las ciudades fortificadas. Una de estas ciudades fue Wolohai...







Intentó en varias ocasiones asaltar la ciudad, pero no fue posible, las armas con las que contaba no le permitían conseguir su objetivo...
¿Qué hacer? ¿Cómo rendir la plaza?, a Gengis Khan se le ocurre una idea...






A cambio de la promesa de pasar de largo sin destruir la ciudad, exige a sus habitantes un insólito tributo: mil gatos y diez mil golondrinas...















Los habitantes de Wolohai respiran aliviados al comprobar que la codicia del guerrero mogol se veía satisfecha con ese extraño tributo... Su gobernador aceptó rápidamente y les entregó los animales...




Cuando Gengis Khan tuvo en su poder los animales, puso en marcha su plan...


Colocó en las colas de los animales algodón con brea y les prendieron fuego...




La reacción de los animales fue huir a toda prisa, regresando a la ciudad de donde habían salido, y llevando consigo el fuego a todos los rincones de la ciudad...




Al poco tiempo, toda la ciudad estaba en llamas, Wolohai había quedado completamente destruída y muchos de sus habitantes habían perecido en el incendio.




La estrategia de Gengis Khan le hizo conquistar la primera ciudad fortificada sin sufrir ninguna baja.
¿Las de los gatos no se cuentan?

2 comentarios:

esteban lob dijo...

Hola Luis:

Me da escalofríos la historia, pese a que debido al fuego masivo debía darme escalo"calores".
Tremenda historia, en todo caso, que yo desconocía.El día que la pasaron en el colegio, debo haber estado enfermo en casa.

Abrazo austral.

Ulysses dijo...

Tremenda historia, por algo los llamaban bárbaros. Pobres animales utilizados como arnas de guerras

Saludos