lunes, 31 de agosto de 2009

Estanco

El Estanco es la retirada, por imposición legal, del libre curso comercial de ciertas mercancías y servicios, cuyo comercio queda sometido a un régimen de monopolio en favor del Estado, que es el único que puede realizarlo.


Ya en épocas históricas...

Alfonso XI estableció en España el monopolio de la sal, con la creación de unos grandes depósitos, donde sus súbditos tenían que acudir para poder adquirirla.









Después se crearon nuevos monopolios, siendo durante el reinado de Felipe IV cuando se hizo mayor uso de este tipo de política presupuestaria, con la aparición de los denominados estancos de la pólvora, del almagre, del bermellón, del azufre, del plomo, de los naipes y del lacre (de los que procedían las llamadas "siete rentillas", a los que se fueron añadiendo, entre otros muchos, el tabaco, la lotería, el servicio de correos, etc.






La reforma tributaria de Mon, en el año 1845, y las posteriores fueron eliminando la mayoría de estos monopolios, no obstante algunos perduraron, y se mantuvieron estancados el tabaco, los documentos de giro y los servicios de correos.








El nombre de estanco se le da a los establecimientos donde se venden las mercancías estancadas o que están sometidas a este regimen de monopolio.
Hay países donde todavía existe el antiguo monopolio del estanco en algunos productos (alcoholes, licores...).
¡El desmonopolizador que desmonopolice, buen desmonopolizador será...!

3 comentarios:

esteban lob dijo...

Eso del "desmonopolizador que desmonopoliza"....me recuerda una antigua propaganda radial en Chile de un producto ya desaparecido:
"Al niño desvitaminizado necesita vitaminizarsele con un vitaminizador llamado Vitalmín, vitaminado.

Saludos Lluis.

Gabriela dijo...

En los años 50 se implantaron los estancos en el Perú. Eso es mucho antes de mi tiempo, pero en algunas bodegas antiguas de barrio todavía encontramos carteles que dicen "Estanco de la sal". Cada vez quedan menos...
¡Qué tal trabalenguas el de Esteban!

Cornelivs dijo...

Buen desmonopolizador será, ya lo creo...

Buena reseña historica.

Saludos...!