miércoles, 26 de agosto de 2009

El mito del Orix






El orix ha sido representado con mucha frecuencia en los monumentos egipcios con una cuerda en el cuello, como si hubiese sido capturado.





Es muy curiosos que en la gran pirámide de Keops su imagen tiene únicamente un sólo cuerno. Se cree que se trata del origen del mito del unicornio, porque los antiguos creían que el órix cambiaba su cornamenta a voluntad y lo mismo podía llevar uno, dos o ninguno.









Algo más extraño todavía: según los datos históricos, los sacerdotes sentían un gran respecto por este animal, ya que creían que el órix reconoce la salida de Sirio y se dirige cada día, en el momento oportuno, a esta constelación para... rezar.








También despertaba un gran odio, porque se creía que este antílope no sólo no bebe, sino que tampoco deja que beban los demás, por su costumbre de remover y ensuciar el agua de las fuentes que encuentra.






Aparte de estas creencias, lo cierto es que la carne de orix es tan buena como la mayoría de los antílopes y si añadimos la belleza de la cornumenta hacen que sean perseguidos no sólo por la carne sino también para lograr el preciado trofeo.







En Sudáfrica se acostumbran a decorar los cuernos de órix con incrustaciones de plata para fabricar bastones, mientras que en otros lugares se aprovechan parea construir puntas de lanza.




No seas órix... y ¡deje beber!

4 comentarios:

esteban lob dijo...

Yo creía, hasta ahora, que el que no come ni deja comer, era solamente "el perro del hortelano".

Gabriela dijo...

Seguramente, la belleza de sus cuernos han hecho del órix una especie en riesgo de extinción.
¡Cuándo no!

Quidquid dijo...

Hola Esteban:
Efectivamente, "el perro del hortelano" es el "puñetero" que toca las narices. En catalán también usamos una expresión vulgar como sinónimo de empipador, molesto, fastidioso: "Emprenyador" y si bajamos más el nivel llegamos a: "Torracullons".
No te he puesto comentarios a tus relatos y anécdotas futbolísticas, porque desconozco el futbol de tu país.
Rep una cordial salutaciò (recibe un cordial saludo)
Lluis

Quidquid dijo...

Hola Gabriela:
Efectivamente, es un problema de cuernos...
Eso de llevar cuernos es un poco peligroso...
Supongo conoces el doble sentido que usamos aquí: (Llevar cuernos... es cuando la señora "se la pega" al marido con otro señor).
El marido deja de llamarse esposo para llamarse "cornudo".
Regreso a la seriedad... El pobre órix también se relacionaba con el mito del Unicornio. Sus cuernos pueden pasar de 1 metro de longitud y son el mayor peligro para su conservación.
Como le decía a Esteban, rep una cordial salutaciò (recibe un cordial saludo,
Lluis