jueves, 11 de febrero de 2010

“Vergiss mich nicht” (No me olvides)


Una antigua leyenda alemana dice que: dos enamorados iban paseando por las orillas del Danubio cuando la joven vio en el agua que flotaba una flor. Le pidió a su amante que se la fuese a coger. El joven se lanzó al agua, cogió la flor y se hundió en el agua ahogándose. Antes de morir le tiró la flor a su amada gritándole “Vergiss mich nicht”



Otra leyenda, en este caso islámica, nos explica que:
En las puertas del Paraíso estaba un ángel llorando desesperadamente porque el Señor le había expulsado por estar enamorado de una mujer mortal. Sólo le perdonaría si plantaba la flor “Nomeolvides” por todo el mundo. El ángel contó a su enamorada este requisito, tan difícil de cumplir, pero ella prometió que le ayudaría, para poder realizar ese inmenso trabajo. Tanto sacrificio y tanto amor conmovieron al Señor, que le concedió la inmortalidad a la mujer, abriéndoles las puertas del Paraíso a los amantes.

Esta curiosidad, no es leyenda:
Cuando el régimen nazi de Hitler persiguió y prohibió la Francmasonería, sus miembros continuaron reuniéndose y celebrando sus rituales en secreto. Sus símbolos, la escuadra y el compás, no eran muy apropiados en aquel entonces, así que, para poder reconocerse eligieron como emblema la pequeña flor azul "No me Olvides" (Blue Forget Me Not).




Y otra:
Por una extraordinaria coincidencia, el pin usado por los nazis para la colecta del invierno de 1938, fue la misma “Nomeolvides” escogida por los masones en 1926.



La Enciclopedia la define como:
“Planta herbácea de la familia de las Borragináceas, con tallos casi tendidos, angulares, con espinitas revueltas hacia abajo, hojas ásperas, estrechas por la base y aovadas por la parte opuesta, y flores azules, llamadas nomeolvides”.

La miosota (raspilla, orejas de ratón) tiene una etimología sorprendente compuesta de dos raíces griegas: μυὸς ὦτα: “mus”, “muos” que significa ratón, y “oûs”, “ôyos” que equivale a oído u oreja.
Así debe su nombre a sus diminutos pétalos azules que efectivamente tienen la forma de una oreja de ratita.

Simboliza el amor sincero y verdadero, la amistad y la confianza.
No me olvidéis el "Nomeolvides" !!!

5 comentarios:

CANTO EN FLOR dijo...

Matan a tubul ten...

En lengua maya, no me olvides...

Aquí te dejo nuestra leyenda, con mucho cariño, por el próximo Día de la Amistad.

Cuando Dios creó el mundo, dio nombre y color a todas las flores, no obstante una pequeña florecilla le suplicaba:

-¡No me olvides!, ¡No me olvides!-pero como su voz era
tan fina, Dios no alcanzaba a oírla, una vez que el creador finalizó toda su obra, pudo
percatarse de esa pequeña voz, más ya todos los nombres estaban dados, así que Dios le
dijo: "No tengo nombre para ti, pero te llamarás "no me olvides". Y por colores te daré el azul del cielo y el rojo de la sangre".

Además le dijo que serviría para acompañar a los muertos y para consolar a los vivos.

Espero no ser inoportuna, pero tu post me trajo muchos recuerdos de cuando me la contó mi madre.

esteban lob dijo...

Hola Quidquid:

Excelente como siempre.
Solamente un detalle. No me olvides, en idioma alemán, se dice así:

Vergiss mich nicht.

Un abrazo.

Quidquid dijo...

Hola Canto en Flor:
Celebro que te haya traído recuerdos felices!
Muchos saludos,
Luis

Hola Esteban:
Muchas gracias por tu corrección!!!
Ya está subsanado el error...
Cordiales saludos,
Luis

Cornelivs dijo...

Precioso post.

Abrazos.

Rud dijo...

¡Hola, Luis!
Me encantan las leyendas. Había escuchado que llaman a esa flor, miosotis. En verdad nunca he visto alguna natural, siempre ha sido en fotografía. Me parece más bonito llamarla "no me olvides".
Cordiales saludos