jueves, 4 de febrero de 2010

¿Cuál era su simbolismo?

Los número egipcios

El número 1 (ua) era un indicio simbólico de los orígenes, del tiempo primordial.
El 2 (senu) expresaba lo doble, y por ello la creación del Arriba y del Abajo, de la noche y del día, del hombre y de la mujer (dualismo).
El 3 (jemet) era el número universal; la relación elemental entre padre, madre e hijo reflejaba el mundo divino. Como ejemplo la Tríada de Tebas (Amón, Mut y Khonsu), o la familia formada por Osiris, Isis y Horo. Debido a la partición del día en tres (mañana, mediodía y tarde) se sacrificaba y oraba tres veces al día.
El 4 (fedu) caracterizaba el anhelo por abarcar el espacio. En el culto del sol de Heliópolis, los altares cuadrados se orientaban hacia los cuatro puntos cardinales. La duplicación del cuatro condujo a la Octóada de Hermópolis, que comprendía cuatro parejas divinas primordiales. (8, jemenu).
El 5 (diu) y el 6 (seresu), no eran significativos, si lo era en la mitología y en la magia el 7 (sejef), ya que era el número de la perfección. Re tenía siete bai; algunos dioses existían en siete ejemplares, como Hathor y Maat. El número de los 42 jueces funerarios era un múltiplo de siete.
El 9 (pesedyu) resumía la totalidad humana. Nueve arcos simbolizaban los pueblos sometidos al rey. El término de "Enéada" designaba una comunidad universal de dioses; la más importante era la de Heliópolis, a la que pertenecía también Isis y Osiris.

El número 1.000 (ja) con una flor de loto por ideograma, era expresión simbólica de una gran cantidad y, en ese sentido, se encuentra frecuentemente en listas de ofrendas.
El jeroglífico de 100.000 (jefen) era un renacuajo, muy abundante en el fango del Nilo.
El 1.000.000 (jej) se representaba mediante la imagen del dios Hah arrodillado; con frecuencia su figura era símbolo de una infinita multitud de años, y se colocaba en objetos y joyas, llevando en estos casos una palma en sus manos extendidas.
Las decenas eran: medyu (10), dyebati (20), maba (30), jem (40), diiu (50), seresiu (60), sefejiu (70), jemeniu (80), pesedyiu (90) y shet (100).

Como se escribían...

4 comentarios:

Alí Reyes H. dijo...

No entiendo los números arábigos que usamos ¡CONTIMÁS los egipcios!
---------------

Quiquid...La paránola de los baldes era para mi, últimamente me he sentido muy de bajo perfil..Por cosas extensas de enumerar, pero esa parábola me ha ayudado...Gracias amigo

carmen dijo...

Gracias amigo Luis, por este minitratado de numerología egipcia, realmente muy interesante.

Y lo del balde chino, muy muy bueno. Para reflexionar mientras riegas esa orilla del camino...

Un abrazo!

Cornelivs dijo...

Bueno, todos los dias se aprende algo nuevo!

Saludos.

Gabriela dijo...

Los números son fascinantes. Lamentablemente, desde el colegio nos enseñana a temerles por medio de los cursos de matemáticas. Tal vez si nos los pusieran desde una óptica diferente los veriamos con otros ojos.
¡Saludos!