jueves, 25 de febrero de 2010

Retrato de Maximiliano I


Los personajes que retrataba Durero aparecen siempre en busto o de medio cuerpo, sobre un fondo neutro o bien con algún cortinaje, una balaustrada o una ventana a traves de la cual se representa un paisaje.

Siempre fueron notables de Nuremberg o desconocidos burgueses excepto en los casos de Federico el Sabio y del emperador Maximiliano I.



Aunque Durero entró al servicio de Maximiliano I desde 1512 y mantuvo siempre una posición preferente sobre los demás artistas para la realización de encargos imperiales, tanto este retrato como el del Museo Nacional de Nuremberg, fueron realizados a partir de unos apuntes a lápiz tomados en 1518, durante la Dieta de Augsburgo.


En el retrato de Maximiliano I el personaje aparece bajo una inscripción referente a los hechos gloriosos y con una granada entre las mano, símbolo tradicional de la unión y concordia entre los pueblos.
Una obra de Alberto Durero, el artista más famoso del Renacimiento alemán

2 comentarios:

Abuela Ciber dijo...

Grato lo que has compartido.

Cariños

Pamela dijo...

Este blog tuyo es una maravilla, yendo desde los ladrillos de parto a Durero, qué hermosura. Un abrazo y espero estar viniendo más seguido!