viernes, 18 de diciembre de 2009

La mesa de los romanos



Tres eran las comidas principales: el jentaculum que corresponde más o menos a nuestro desayuno, el prandium y la cena. El jentaculum está compuesto de pan y queso, mientras que el prandium es a base de pan y carne fría, verdura o fruta y vino: ambos platos son tan frugales que ni siquiera es necesario poner la mesa, ni lavarse las manos después de comer. La comida principal es la cena, que tiene lugar después del baño.



En un principio estas comidas se tomaban en el atrio con vistas a la calle, pero a medida que la casa adquiere una estructura más amplia y articulada, la cena tiene lugar en los triclinia, estancias por lo general amuebladas con tres divanes sobre los que se pueden tumbar tres personas; si el número de invitados era más de nueve, se añadían otros stibadia o triclina.




Comen tumbados, apoyados en el codo izquierdo y con la mano derecha toman la comida del plato. Emplean muchas especies y salsas que actúan como enmascaramiento de los ingredientes a fin de sorprender el paladar de los comensales.







El ingrediente al que jamás renuncian es el garum, una especie de salmuera utilizada tal vez en lugar de la sal, costosísima y difícil de encontrar. Los que no pueden permitirse el garum adquieren los posos (ales) a buen precio.Del garum deriva también el liquamen, una salsa de segunda calidad, otro ingrediente habitual junto con el vino cocido.



Entre las especies más comunes usaban la pimienta, el comino y el levístico que crece en los terrenos sin cultivar, con un alto poder diurético.


Los platos fuertes están hechos a base de carne: la que más utilizan es la de cerdo; son particularmente apreciadas algunas partes de la hembra del cerdo: las mamas y la vulva, no tanto por el sabor como por la manipulación que de ellas hacía el cocinero, que podía presentarlas de varias formas; por otro lado, al ser organos sexuales, los supersticiosos las consideraban útiles contra el mal de ojo.
También comen carne de burro salvaje, lirón o flamenco, cuya lengua representaba un exquisito manjar; y carne de aves: pollos, gallinas, pavos reales, grullas y cigüeñas. Era muy apreciado el pescado criado en piscinas: moluscos, ostras, langostas, sepias, pulpos, erizos de mar, todo ello aderezado con salsas variadas.
El codo izquierdo debía quedar hecho puré!

4 comentarios:

Abuela Ciber dijo...

Te dire que yo estaba pensando en mi cadera pero bueno...

Interesantisimo lo que compartes....como siempre.

Y pensar lo preocupadas de las madres actuales para que los niños coman con cubiertos!!!!!

Cariños y buen fin de semana!!!!!

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Muy interesante, como siempre Luis!
Sigo esperando la solución de la última serie... Mmmm...
Cariños!!! Buen finde!

Marina-Emer dijo...

hOLA lUIS...HAY QUE VER COMO CAMBIO LA VIDA INCLUSIVE EN iTALIA O rOMA QUE DEBEN SEGUIR TODA LA NACION COMIENDO TODOS LO MISMO...TANTO DAÑO QUE HACEN TANTAS SALSAS ...ASI ESTABAN TODOS COMO BORREGOS DE GORDOS.
BESOS
MARINA

carmen dijo...

Hola Luis!

Hay un pequeño pueblo, cerca de Priego de Córdoba, en plena Subbetica llamado ALMEDINILLA.

Hace años, las obras de la carretera, descubrieron una VILLA ROMANA esplendorosa y muy bien conservada. Ahora muchos en el pueblo, saben de los romanos y sus cosas...

Ofrecen una cena romana, a los visitantes, según el recetario de Marcus Gavius, muy cuidada con algunos de los platos que mencionas, no falta el vino tibio y el garum para adereczar (que era una especie de Avecrem romano, pero de pescado) y además una representación teatral también de romanos, sobre el dios HYMNOS (del sueño); tienen una estatua impresionante en su museo.

Como sé que te gusta mucho la historia, pues me extendí un poco, tendrias que visitar Almedinilla. Te paso la web:

www.almedinillaturismo.es

Es que me apasiona el tema del garum; en la ciudad de BAELO CLAUDIA en Cádiz, en la ensenada de Bolonia, (también deberias de visitarla) habia una factoria monumental donde producian este "avecrem romano"

Se me fué la mano escribiendo, pero sé que TÚ ME ENTENDERAS!

Un abrazo!