miércoles, 14 de octubre de 2009

No bebe... no bebe...

Un koala

¡Un oso de peluche que no bebe!
No es de peluche, pero lo parece... este simpático animalito tiene una forma de vida bastante curiosa...







Es un mamífero marsupial que vive en Australia.
Normalmente es un animal solitario que tiene una organización social muy jerarquizada y muy rígida.
Sólo en época de apareamiento se reunen con su grupo.








Después de pelearse todos los machos entre ellos, el dominante, se apareará con todas las hembras que tenga a su alcance, el resto esperará su oportunidad...











35 semanas dura la gestación. La cria se arrastrará hasta el marsupio y hasta las 22 semanas se alimentará de leche materna. Después empezará a tomar las papillas semidigeridas por la madre, (que ha expulsado por el ano), lo que facilita el paso de la leche a las hojas de eucalipto, el principal alimento de los koalas. Esto es necesario para que el estómago del koala produzca las bacterias necesarias para neutralizar el veneno que contienen las hojas de eucalipto.















La dentadura está adaptada para poder masticar estas hojas. Eliminan la humedad de las mismas y destruyen la fibra para facilitar su digestión. Su aparato digestivo tiene un apéndice de unos 2,5 metros, lleno de bacterias, que digieren las fibras con una especie de fermentación.
















No beben agua, sólo recojen la de las hojas y la del rocío. Se cree que koala en lengua aborigen significa "no bebe". Sus orejas son grandes y redondas y están cubiertas de de pelos más largos que los del resto del cuerpo.

Los machos pueden vivir unos diez años y las hembras unos quince. En cautividad las hembras llegan a los 19. Necesitan comer diariamente entre 200 y 400 gramos de hojas de eucalipto.
Algunos koalas de avanzada edad pueden llegar a morir de hambre si el desgaste de su dentadura les impide seguir masticando las hojas de eucalipto.
Comer siempre el mismo menú ha de ser aburrido...

No seáis koalas... y bebed!!!

9 comentarios:

Abuela Ciber dijo...

Siempe me gusto su imagen y algo sabía de sua hábitos, pero tu me has dado una clase completa.

Pero no beban si manejan!!!!!

Cariños

esteban lob dijo...

Hola Lluís:

Me asombra la forma en que esos animalitos sobreviven.
Tras tu lección sobre su forma de contactarse con sus pares y la naturaleza de su alimentación, dan ganas de creer en Dios, porque sino, ¿Cómo se podría haber creado un sistema tan complejo y a la vez racional de subsistencia?

Saludos australes.

Isabel D´Mayo dijo...

Me gusta su aspecto,poco sabía de ellos tan solo que comían eucaliptos y que viven en Australia,hoy aprendí mucho más y me ha encantado como se organizan y viven,me dió asquito la primera papilla! pero me sorprendió ver porque es tan necesaria.
Sobre el hecho de que no tomen agua tampoco lo sabía!
Disfruté mucho tu post,te mando un abrazo!

Cornelivs dijo...

Que ternura de animal...¡dan ganas de tener uno!

Un abrazo.

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Yo quiero uno para miiii!!!
QUe dulcesss...
Cariños!!

Marcelo dijo...

Precioso. Me dio sed

Isabel Estercita Lew dijo...

Luis, que los koalas no beben agua ya es curioso, pero te cuento algo, beben vino del bueno. Yo tuve uno en casa y me consumió la bodega.


Estercita

Alma Mateos Taborda dijo...

Wowww qué interesante la vida de estos animalitos tan simpáticos, su organización social y sus hábitos. Hoy he aprendido contigo. Un abrazo y Felicitaciones!

Franziska dijo...

Carita de aburrimiento tienen los pobres. Lo curioso es que resultan simpáticos y eso será porque nosotros, los de nuestra especie, tenemos prejuicios a la hora de juzgar a los animales. Dirás, con razón, que los prejuicios no sólo son para juzgar a los animales porque la peor parte nos la solemos llevar nosotros mismos.

Me encanta el mundo de los animales al que le suelo prestar mucha atención, la verdad, cada vez le presto más atención a los animales. Creo que tenemos mucho que aprender de ellos.