martes, 4 de enero de 2011

Hasta su abuelo


Este es el título que Goya le dió a su Capricho número 39, uno de los más irónicos y sarcásticos de su serie.
Hago mención de él porque hoy me he encontrado con unos "sujetos" que me lo han recordado... y digo "sujetos" por ponerles un calificativo suave...
Goya caricaturizó el orgullo de los hijosdalgos, aquel estamento de la baja nobleza al que pertenecían más de medio millón de personas, de los 10 millones de habitantes de España.
Consideraban que el trabajo era una actividad indigna de ellos y como consecuencia muchos se habían quedado en la ruina y sus únicas pertenencias eran su serie de antepasados.
Hoy tenemos muchos parados y... también muchos hijosdalgos!!!

5 comentarios:

emejota dijo...

Muy ingeniosa entrada. Un fuerte abrazo.

Susana Terrados dijo...

Te entiendo, claro que te entiendo es que el mundo de los "asnos" va creciendo, lamentablemente.
Entrada super original, gracias.
Besos

Gabriela dijo...

¿Y dónde queda eso de "el trabajo dignifica al hombre"?
Interesante post.

Cornelivs dijo...

La verdad es que sí.

Felices Reyes.

Rud dijo...

Estimado Luis
Luego de unos días ausente del mundo virtual paso a saludarte, a expresarte mis mejores deseos para ti y tu familia en el 2011; sobretodo que la salud, la alegría y la ilusión nunca te abandonen.

Excelente caricatura, a pesar del tiempo sigue siendo muy actual
Un fuerte abrazo