jueves, 3 de junio de 2010

Retrato de Saskia

Este retrato de su esposa se ha considerado como el más bello de los que le pintó.
En la mano derecha sostiene un tallo de romero, que alude a los esponsales con el pintor, el 8 de junio de 1633. Al contraer matrimonio con la hija del alcalde de Leeuwarden, van Uylenburch, se aseguró su ascenso en la sociedad acaudalada de la ciudad mercantil.










A la primera impresión se posa la vista en el vestido pintado de forma inigualable y en su ornamento. El retrato de perfil estaba anticuado desde hacia tiempo en la época de Rembrandt; si el artista recurre otra vez al mismo es por una razón poderosa. Resalta a la representada lejos del encuentro directo, situándola a una distancia que intensifica la luz clara que ilumina la faz de Saskia.

Rembrandt fue el retratista de moda en la sociedad amsterdamesa.
Como siempre... ¡Si tienes padrinos... te bautizan!

1 comentario:

Cornelivs dijo...

Siempre se aprende algo nuevo visitandote, amigo. Gracias por compartir.
Un abrazo!