viernes, 27 de septiembre de 2013

Los enterramientos en Tarraco

Sobre la vida en el más allá, los romanos tenían unas creencias muy parecidas a las de los griegos. Hasta el siglo II d.C., cuando se hizo más general la inhumación, la forma de entierro más corriente fue la incineración. De las dos formas, la primera estaba reservada más a los esclavos y a las clases bajas de la sociedad, mientras que la incineración era más habitual en las familias nobles. Las tumbas más lujosas eran monumentales, como la conocida Torre de los Escipiones, en las afueras de Tarraco.
Los enterramientos más humildes eran fosas comunes o individuales...
...en las que podía haber diferentes tipos de monumentos, como vimos en la anterior entrada: Losas, estelas, pedestales, aras...
(estas dos fotografías son anteriores a la re-urbanización actual de la Necrópolis)
Será pues, a partir del siglo II cuando se generaliza la costumbre de la inhumación a cielo abierto (tanto los cristianos como los judíos no eran partidarios de la cremación de los cadáveres) y aparecen los túmulos... cubiertos con losas...
...o con tejas (tegulae)...
...o utilizando ánforas a las que se les rompía el cuello... (muy utilizadas en caso de niños, si se usaban para adultos se juntaban dos)...
o cajas de diversos materiales, madera, piedra, plomo...
o con losas de pizarra...
y con los sarcófagos...
En el Museo podemos ver los sarcófagos más importantes por sus relieves...
y por sus esculturas en mármol...
Veamos algunos de ellos:
 El de los Leones
Se le da este nombre por las dos figuras de león que devoran un venado en cada uno de los extremos...
En el centro el rostro de la persona difunta, una señora vestida con túnica y toga
El del Pedagogo
La parte central, que da nombre al sarcófago, muestra un poeta o filósofo...
...sentado, leyendo un volumen, acompañado por dos jóvenes que le escuchan...
En los campos laterales están representados los difuntos...
...que llevan sendas "volumina" en la mano izquierda.
El de la Corona
En este sarcófago queda representada, en la parte central, la simbología cristiana con una gran corona que debía enmarcar un crismón, sobre una suave elevación en la cual aparecen representados los cuatro ríos del Paraíso.
En los extremos aparecen dos personajes, posiblemente San Pedro y San Pablo, entre cortinajes que llevan un rollo en la mano. A su lado sendas cajitas para guardar los rollos.
El de Leucadius
En el centro del sarcófago está representada una gran "tabula" con el epitafio de Leucadius, que indica la alta categoría de este personaje.
En los extremos, escenas del Antiguo Testamento. En la izquierda la mano de Dios entrega un rollo con la Ley  a Moisés...
...y a la derecha esta misma mano detiene a Abraham en la escena del sacrificio de su hijo Isaac.
Este sarcófago tiene una losa que lo cubre y que muestra en su centro la imagen que bien podría ser la del personaje...
Cuando se quemaban los cadáveres, sus cenizas se recogían en urnas que posteriormente se depositaban en los "columbarium". En Tarraco el "columbarium" está en una localidad próxima a la ciudad, Vila Rodona.
Se creía que la actividad vital continuaba después de la muerte y por tanto se tenía que abastecer al difunto de las cosas que necesitase. Si era un agricultor sus aperos, si era cazador su lanza, si era mujer su huso, por lo que si era inhumado, sus objetos personales se enterraban con él y si era incinerado se quemaban.
Se creía, también que los espíritus de los muertos tenían hambre y sed y por tanto había que proporcionarles bebida y comida. En la tumba se colocaban ofrendas de huevos, judías, lentejas y vino. A veces se abrían agujeros en las tumbas para poder echar vino...
A pesar de todos estos cuidados su existencia no debía ser feliz y por ello sus tumbas se adornaban con flores o rodeadas de jardines...costumbre que ha llegado a nuestros días aunque con diferente significado...

1 comentario:

LAO Paunero dijo...

muy interesante el tema y las ilustraciones. En alguna medida, la diferenciación por niveles económicos y sociales, se sigue haciendo en lo concerniente al entierro o inhumacíón con diferencias abismales entre los distintos niveles. Muchos saludos Luis y gracias por tus aportes.