viernes, 26 de diciembre de 2014

¿Patos? no... son ¡Ocas!

Los claustros de las catedrales acostumbran a ser lugares de silencio... pero el de Barcelona ¡¡¡...!!!
...además de las numerosas visitas se oyen de cuando en cuando unos fuertes graznidos de unos animalejos que por allí deambulan...
Los turistas extrañados no paran de fotografiarlos... y se preguntan ¿cuántas hay? y ¿por que?...
Si somos capaces de poderlas contar, veremos que son 13... ¿el número de la mala suerte?...
Hay dos leyendas que nos dan las respuestas...
El porqué de que estén en este lugar es un homenaje a otras ocas anteriores a éstas que tenía un guardían que vigilaba las obras de la construcción de la catedral. Cuando llegaba algún ladronzuelo a la obra empezaban a graznar fuertemente consiguiendo dar la alarma y evitaban así el robo.
Desde entonces se ganaron el honor de poder estar de manera permanente en este lugar...
El porque de que sean 13, viene de otra leyenda... y en este caso relacionada con la gran cantidad de historias  que se cuentan sobre Santa Eulalia...
Eulalia era una joven, hija de un senador romano, que vivía en el barrio de Sarriá.
Cuando tenía 13 años, el gobernador romano Daciano, determinó que todos los seguidores de la fe cristiana tenían que ser eliminados...
...Eulalia, que se había convertido al cristianismo fue  a ver al gobernador para comunicárselo...
El gobernador, irritado por la actitud de la niña, ordenó apresarla y que se le aplicase un castigo ejemplar...
Eulalia, a quien, según la leyenda, se le había aparecido un ángel que le avisó de su futura santidad, fue condenada a sufrir...
...no uno, sino trece martirios...
...uno por cada uno de los años vividos...
De ahí, el número de ocas que podemos ver...
¿Esta claro?
En el centro del claustro, bajo palmeras y magnolios y ante las miradas curiosas de los visitantes...
...se dan un chapuzón en el estanque...
...o se quedan mirando a sus espectadores, pensando ¿Qué delito habrán cometido? para que estén todos entre rejas...
Una de cara y una de espaldas...
¿Patos? no ...son ¡Ocas!

3 comentarios:

Gabriela dijo...

Me causaron gracias verlas tan dueñas del lugar.

LAO Paunero dijo...

¡gracias por tu simpático aporte Luis!
Te mando saludos navideños con todo mi corazón!!

esteban lob dijo...

¿Ocaso no son patos?...