jueves, 11 de noviembre de 2010

"El PERRO"


Un carnicero estaba a punto de cerrar su negocio cuando vio entrar un perro. Trato de espantarlo, pero el perro volvió.
Nuevamente intento espantarlo, pero entonces se dio cuenta que el animal traía un sobre en el hocico.
Curioso el carnicero abrió el sobre y en su interior encontró un billete de 50 euros y una nota que decía; ¿Podría mandarme con el perro 1kg de carne molida de res y ½ kg de pierna de cerdo?
Asombrado, el carnicero tomó el dinero, colocó la carne molida y la pierna de cerdo en una bolsa y puso la bolsa junto al perro, pero olvidó darle el cambio al perro.
El perro empezó a gruñir y a mostrarle los colmillos.
Al darse cuenta de su error, el carnicero puso el cambio del billete en la bolsa; el perro se calmó, cogió la bolsa en el hocico y salió del establecimiento.
El carnicero, impresionado, decidió seguir al can y cerro a toda prisa su negocio.
El animal bajo por la calle hasta el primer semáforo, donde se sentó en la acera y aguardo para poder cruzar.
Luego atravesó la calle y camino hasta una parada de autobús, con el carnicero siguiéndole de cerca. En la parada cuando vio que era el autobús correcto, subió seguido por el carnicero.
El carnicero, boquiabierto, observó que el can erguido sobre las patas traseras, toco el timbre para descender, siempre con la bolsa en el hocico.
Perro y carnicero caminaron por la calle hasta que el animal se detuvo en una casa, donde puso las compras junto a la puerta y, retirándose un poco, se lanzó contra esta, golpeándola fuerte. Repitió la acción varias veces, pero nadie respondió en la casa.
En el colmo del asombro, el carnicero vio al perro tomar la bolsa con el hocico, rodear la casa, saltar una cerca y dirigirse a una ventana. Una vez allí, tocó con las patas en el vidrio varias veces sin soltar la bolsa; luego regreso a la puerta.
¡En ese momento, un hombre abrió la puerta... y comenzó a golpear al perro!

El carnicero corrió hasta el hombre para impedirlo, diciéndole: ¿Por Dios amigo, qué es lo que está haciendo? ¡Su perro es un genio!.... ¡Es único!
El hombre, evidentemente molesto, respondió:
¡¡Qué genio ni que cuernos!!
Ésta es la segunda vez en esta semana que al muy estúpido se le olvidan las llaves... y yo en el baño.

10 comentarios:

Pamela dijo...

Siempre esperamos más de perros o gentes! buena historia agridulce, pues si bien me produjo una sonrisa, me hizo pensar justamente esa manía humana de exigir siempre más ! abrazos querido amigo

Javier Martinez V. dijo...

Al principio me parecía una historia real... Luego pense que era un cuento... Y al terminar de leer veo que es un chiste, y me he reido a morir jejeje...

Un gran abrazo.

Gabriela dijo...

ja, ja, ja
¡Pobre perrito!
Mi reacción fue un poco ambivalente, como ves.

Rud dijo...

Hola, Luis
Es una historia hermosa, pero triste, que nos demuestra que nunca estamos contentos con lo que tenemos. También pone de manifiesto la incomprensión humana.
Cordiales saludos

CANTO EN FLOR dijo...

A eso le llamo tener Vida de perro...

Qué amo tan exigente, que no?

Gracias Luis, un abrazo con afecto!

Anónimo dijo...

La verdad es que no me extrañaria nada que fuera cierta la historia,porque yo tengo una perrita que os asombraria por lo lista que es y lo que sabe hacer.Me ha gustado mucho.Un saludo. LUZ

esteban lob dijo...

Bueno... es que el perro no puede ser tan olvidadizo y salir sin las llaves. Es el colmo.

Elba dijo...

Gracias Luis por estas sonrisas que alegran el fin de semana...saluditos

Diosesargentino JULIANO dijo...

yo creia que era cierto, bueníssimo.

Abuela Ciber dijo...

Ja ja estupendo humor !!!!!

Cariños y buen fin de semana!!!!!