sábado, 24 de abril de 2010

El viejo y el lago


Un viejo tenía un lago en su finca.
Después de mucho tiempo, decide ir a ver si estaba todo en orden.
Cogió un cesto para aprovechar el paseo y traer unas frutas por el camino.
Al aproximarse al lago, escucho voces animadas.

Vio un grupo de mujeres bañándose, completamente desnudas.
Al verlo todas se fueron a la parte más honda del lago, manteniendo solamente la cabeza fuera del agua.

Una de las mujeres gritó:
-¡No saldremos mientras usted no se aleje!

El viejo respondió:
-¡Yo no vengo hasta aquí para verlas nadar o salir desnudas del lago!
Levantando el cesto, les dijo:
- Estoy aquí nada más que para dar la comida al cocodrilo....


Edad, experiencia y oficio, siempre triunfarán sobre la juventud y el entusiasmo.
P.D.
No quedó ni una en el agua!!!

3 comentarios:

Gabriela dijo...

Más sabe el diablo por viejo...
¡Muy buena salida!

derechofamilia-páginas libres dijo...

Ya las veo saliendo corriendo del lago, por temor al "cocodrilo", tremendo cocodrilo el viejito, jajajaja, muy bueno como siempre.

Cariños,

María del Carmen

Dr. Edwin Francisco Herrera Paz dijo...

El viejito me da mala espina...y más si es viejito de la era del viagra. ¿Logró que salieran corriendo?